19 octubre 2006

Cuestión de cinco minutos

Puede que me equivoque, con el tiempo nunca se sabe, pero parece ser que por fin llegó la esperada lluvia y con ella el fresquito anunciando la llegada “real” del otoño... No sé vosotros, pero yo siento que cada estación tiene su embrujo particular, su propio atractivo, y el otoño no tenía por qué ser menos. Lo reconozco, soy una friolera incorregible; pero, al contrario de lo que ésto pueda dar que pensar, en mi opinión, el otoño y el invierno son mucho más “calentitos” que el verano; mirándolo desde mi punto de vista: ¿a quién no le gusta acurrucarse debajo de una manta en el sillón, tomarse un chocolate recién hecho por la tarde, o sentir como se despierta la mente por las mañanas después de que el calor la haya tenido aletargada durante meses?. Aunque, hablando de las mañanas, ahora que me doy cuenta, no todo podía ser tan bonito como lo estaba pintando, ¡mi único problema son precisamente las mañanas!.

Haciendo alusión a la primavera... Mentiría si no reconociera que es en otoño cuando realmente empieza a "germinar" mi dificultad para madrugar, cuando comienzan a "florecer" mis limitaciones a la hora de tener que salir disparada de la cama. En esos momentos tan críticos, daría cualquier cosa por quedarme atrapada de verdad entre las sábanas, no existe sonido más hipnotizador que el del viento soplando y la lluvia repicando en mi ventana diciéndome quédate, quédaaaaaaate… Son precisamente esos escasos cinco minutos de más que tardamos en reaccionar, los que siempre hacen que después acabemos llegando siempre sesenta minutos más tarde a cualquier sitio... Segunda confesión de la noche: Si ya de por sí me son imprescindibles mil despertadores para hacerme abrir los ojos, de estas fechas en adelante, el placer de estar remoloneando en la camita se convierte para mí en algo impagable… Menos mal que al menos me queda el consuelo de los fines de semana, en los que mi sed de venganza me hace castigar duramente a mi despertador prohibiéndole montar alboroto, disfruto al ponerme delante suyo para decirle en tono burlesco con una media sonrisa pintada en la cara: ¡mañana sólo mando yo!.

¿Cómo hacer para levantarse en invierno?, he ahí la cuestión... De momento, mientras lo pienso, iré sacando toda la infraestructura en jerséis de lana, guantes y bufandas, no vaya a ser que el frío que aún está por venir me pille desprevenida. Hacerme caso, sacar provecho de la magia del otoño, aún cuando veáis que las hojas se suicidan y el sol coge la baja en cuanto puede... Vendrán tiempos más fríos, sólo hay que proponérselo, dejaros hechizar por él, !también tiene su encanto!.

13 Cosquillas:

La cosquilla de Anonymous midnightsong dice...

Joe, a mi también me cuesta un montón levantarme ahora ... de hecho hoy es uno de esos días en los que he asomado la cabeza desde la cama y he pensado ... 5 minutos más, por favor!!! y esos 5 minutos más se han convertido en 15 minutos más ... hasta que mi perrilla me ha recordado que ella también tiene un horario que cumplir ...

Yo tengo un truquillo para estas situaciones ... me pongo varios despertadores. Para mí es una gozada poder apagar el despertador media hora antes de levantarme y poder disfrutar de ese ratito de más en la cama. Intento engañarme a mi mismo, jejeje. Suena el despertador y digo ¡coñe! ya hay que levantarse ... pero veo el reloj y digo ... mmmm, todavía no ... y media vuelta en la cama y a seguir durmiendo ... jejejeje, ¿Me se entiendeeeeeeee? jajajaja

Un besillo, éste todavía con mucho sueño ... y anhelando la cama ...

9:01 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Carquinyol dice...

Los fines de semana te vengas del despertardor... cuando no te olvidas apagarlo !!!

Por que yo aún me acuerdo de sábados por la mañana pegando un bote de la cama por que cierta emisora de radio se pone a berrear, o de cierto teléfono pesaito, o de.... jijijijiji

Vale, me he xivao.... pero sólo ha sido un poquitillo eh?

9:20 a. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Midnightsong: Ese truquillo también lo hago yo, empiezo a ponerme despertadores media hora antes de la hora; pero al final, siempre llega el momento de tener que despertarse sin que seas tu mismo quien marque la hora de hacerlo. En fin, eso me pasa por ser una nocturna empedernida, si fuera diurna no tendría ni que ponerme despertadores. Besos

Carquinyol: Xivato xivato jajaja, pero reconozco que es verdad, algunos fines de semana se me olvida apagarlos y entonces... grrrrrrrrrr... Bueno, cosas que pasan!!!. Este fin de semana seguro que no me olvido. :-P

11:28 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Istharb dice...

Bien, has podido!!! Gracias por tú comentario. Para mi, lo malo de las fantasias, es que creo que las voy a conseguir, y me decepciono mucho cuando no es así. Pero no se puede tener todo, y yo por pedir....

A mi no me gusta nada el otoño, es la época del año que menos me gusta. LLevo mal el invierno, pero se ve que en otoño me voy haciendo a la idea. Pero del veranito tan guay, con su solecito y demás, pasar al otoño... me mata

Un beso

11:40 a. m.  
La cosquilla de Blogger zooey dice...

Pues si hablas del placer de quedarte en otoño o invierno, imagínate en esta zona cantábrica, justo pegado al mar, donde vivo yo, que el aire mismo es pura agua durante mucho tiempo...

Yo soy un poco más suicida, apago el despertador y me quedo "remoloneando ensoñaciones" unos minutos más en la cama, intentando averiguar la forma de despertarme. A veces es arriesgado, pero... no puedo, soy de motor diesel, necesito que se calienten los inyectores y después de levantarme, deambulo sonámbulo por el mundo durante un mínimo de una hora. Qué le voy a hacer.

Un abrazo.

11:42 a. m.  
La cosquilla de Anonymous lamirada_80@HOTMAIL.COM dice...

bueno como siempre digo que cada estacion me gusta por algo, tiene cada una su encanto y belleza ays, lo q me joee es la primavera por mi alergia ayss q malita me pongo maree mia, bueno a mi la verdad q no me cuesta trabajo levantarme, menos los domingos q son casi sagrados jaja, que no me levanto temprano es el dia de mi sueño aysss
besines dulces y gracias.. humm eso del chocate recien hecho q rico ayss...

1:56 p. m.  
La cosquilla de Blogger Abril dice...

Alalluna... Raro nombre el tuyo eh... Me ha gustado mucho tu comentario en mi blog, sonó muy familiar y eso me hace pensar que la gente que entra a mi "casa" se siente muy a gusto... Eres bienvenida cuando quieras, yo me pasearé por aquí, que por lo que he visto, también me agrada.
Y en cuando al otoño... qué puedo decirte?, aquí se disfruta mucho porque en el verano hacen días muuuuuy calurosos y es como una revancha para nuestro cuerpo un poco de frío. Pero ahora estamos en PRIMAVERA y me agrada más que nada en el mundo =)

Un besito...

3:04 p. m.  
La cosquilla de Anonymous SISOR dice...

Encajo perfectamente con la descripción de remolón que das. La cama... Ohhhhh.
Como dirían aquellos grandes llamados Siniestro Total
Camino de la cama, es el mejor camino, sólo estar durmiendo es mejor que estar dormido"
Yo también uso el metodo de dos despertadores con intervalos de 9 y 5 minutos. Lo que poniendo el primero de ellos unos 40 minutos antes y el segundo 15 consigo hacer un poco de gimnasia antes de despertarme, ya que me pego unas cuantas abdminales apagando y apagando despertadores.

Pero ese acto de rebeldía cuando coges y dices... ¡Ahora me quedo 9 minutos más!

Mi estación preferida... Verano. Pero cualquiera vale.

3:10 p. m.  
La cosquilla de Blogger DANI dice...

Aissss, yo soy de verano verano verano....cuando el sol se esconde a las 18:00 h me deprimo un montón.

Entrar a trabajar de noche y salir de nuevo de noche puede conmigo.

Lo de levantarse no es problema, al menos ahora que tenemos un despertador de carne y huesos ja ja ja...

un beso friolero.

4:22 p. m.  
La cosquilla de Blogger J.C. dice...

No puedo mas que aportar mi experiencia en este dilema de las estaciones. Mi opinión es una sola, bien simple y muy extremista.
ODIO EL VERANO - AMO EL INVIERNO
De hecho, odio más al verano que lo que amo al invierno. El otoño y la primavera no me molestan, siempre y cuando durante la primavera se prolongue el invierno lo mayor posible, y que el otoño se acorte asi llega más rapido el invierno.
Tanto odio al verano que éste será mi tercer año que llevo escapándole. Esto de ser mayor de edad y poder "veranear" sin padres, me permitió alejarme del pegajoso verano y pasar esos tres meses bien enterradita en la nieve.
¿Se nota que aborrezco el veranito, no?

4:46 p. m.  
La cosquilla de Blogger Manuel dice...

A mi el otoño me fascina: sus colores, sus olores, su frío, su lluvia ... y para las mañanas, dos alarmas, una para despertarse y otra para levantarse, y entre amabas esos quince minutos de placer.

10:44 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Brisa dice...

El otoño es mi estación preferida del año. Me gusta todo del otoño,la despedida del verano, las tardes más cortas, los suaves rayos de sol, el olor...ese café a media tarde mirando al exterior a través de la ventana.

Besos Alalluna.

12:36 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Nanny Ogg dice...

Yo también disfruto el frío... disfruto acurrucándome bajo una manta para ver la tele y pegándome al husband por la noche que es una auténctica estufita humana. Odio el calor del verano no puedo con él.

El único truco que conozco para levantarse por las mañanas cuando hace frío es no pensarlo demasiado porque, sino, las mantas me acaban seduciendo...

8:40 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker