18 octubre 2006

Comunicando

No hay nada tan sencillo como “escuchar”, al fin y al cabo, no deja de ser una “habilidad” que nos ha sido otorgada de forma natural. Sin embargo, hoy día pocos hacen uso de ella, ¿por qué si no una de las quejas más comunes entre las relaciones interpersonales es el típico: “!no me estás escuchando!”?... Unos tienden a echarle la culpa al ritmo frenético en el que nos vemos obligados a desenvolvernos, otros a las múltiples obligaciones que nos fuerzan a reducir la atención que nos dedicamos mutuamente; el caso es, que siempre tendemos a buscar excusas para alejar la culpabilidad de nuestras espaldas, escurrimos el bulto lo mejor que podemos y sabemos, sin pensar que nada ganamos con ello.

Alguien dijo una vez que tenemos dos oídos y una sola boca para que así podamos escuchar más y hablar un poco menos, parece ser que la naturaleza fue un poco caprichosa al dejar en desventaja numérica a nuestra boca, aunque... ¡sus motivos tendría, por algo se empeñan en decir que es “sabia”!. Seguramente debió curarse en salud al darse tal capricho, probablemente ya era conocedora de nuestro principal defecto: ser rápidos en palabras pero incompetentes a la hora de escuchar lo que no nos interesa o las verdades que nos incomodan. Por lo visto, nos gusta utilizar las orejas para para tirarnos de ellas por los cumpleaños o para aguantarnos las gafas; en definitiva, para cualquier cosa que implique un menosprecio de su utilidad natural. De seguir así, no andará desencaminado quien piense que el saber escuchar se está convirtiendo en una habilidad en peligro de extinción.

Hoy día , la incomprendida “escucha” ha sido arrinconada a un papel secundario por su eterna compañera: la admirada y codiciada “labia”… Ya va siendo hora de que empiecen a actuar juntas a la par, valiéndose del compañerismo, ¿acaso no se reduce a eso la comunicación?... Si no escuchamos, la calidad de nuestras relaciones se debilita, lastimando con ello el éxito de toda relación afectiva. Una de las cosas más agradables que puedan existir es sentir que te prestan atención; así que, un buen tirón de orejas a todo aquel que no se moleste en querer escuchar, igual así se acuerda de que tiene orejas para algo más que para ponerse pendientes... Comunicación es escuchar todo lo que nos dicen, no solamente lo que queremos escuchar, seguro que desarrollar esa habilidad nos hace a todos más humanos… ¿a qué estamos esperando?.

12 Cosquillas:

La cosquilla de Anonymous Carquinyol dice...

Es que últimamente no se dialoga, se monologa. Los debates no son tales, son monólogos compartidos. La gente hace que escucha esperando su tiempo de hablar y luego habla sin haber escuchado nada de lo que han dicho los demás, los han oído, pero no les han escuchado.

Hay cosas que deberían cambiar, por ejemplo los Parlamentos deberían llamarse Escuchamentos, por que en esos sitios debería ser más importante el escuchar que el hablar.

9:56 a. m.  
La cosquilla de Anonymous midnightsong dice...

OIGAAAAAAA!!!! SE ME ESCUCHAAAAAA???
jajajaja

Pos debo ser un tio rarito, o igual es que mi madre no incluyó en el prototipo (soy el mayor) el don de la palabra, porque a mi sí me gusta escuchar ...

Creo que el problema está en que la gente piensa que lo que tiene que decir es más importante que lo que tienen que decir los demas, y tiene que escupirlo como sea ...

Escuchemos un poquito más ...

Besillos.

10:48 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Istharb dice...

No puedes dejarme comentarios??? Eso es que le he dao al botón que no es. Pero a mi, en principio, si me da la opción para comentar. Intentalo otra vez, aunque lo miraré de todos modos.


La habilidad natural que tenemos en general, es la de oir, no la de escuchar. Para escuchar se necesitan otra serie de habilidades que no todos tenemos.

Un beso

11:10 a. m.  
La cosquilla de Anonymous LaIsla dice...

Tienes razón, la comunicación actual se basa más en hablar que en escuchar, con lo cual, no aprendemos nada nuevo más allá de nuestras propias palabras. El que escucha siempre sabrá más que el que solo habla...
Un beso

11:39 a. m.  
La cosquilla de Anonymous lamirada dice...

Yo reconozco que soy una cotorra, pero que mi par de oreja ademas de pa darme tirones hoy, estan para escuchar(q no oir),lo que pasa q a veces solo pensamos que nosostros tenemos algo mejor q decir q los demas ayss, pongamos las orejotas en antena pon dió!!!
besines y gracias wapa!!!!

11:40 a. m.  
La cosquilla de Blogger zooey dice...

Tienes razón, toda la razón. A veces se habla más que se escucha. Yo alguna vez me he preguntado si es que cuando hablamos con quien en realidad queremos comunicarnos es con nosotros mismos y no con los demás. Saber lo que pensamos, indagar lo que sentimos, buscar en nuestras reacciones ante las cosas que suceden a nuestro alrededor, dejando fluir nuestras propias palabras para escucharlas y así entendernos mejor.

No me gustan las conversaciones polarizadas en uno o unos pocos de los conversadores, pero reconozco que no ayudo mucho, precisamente, porque suelo callar bastante, sobre todo, cuantos más miembros tiene esa conversación.

Un abrazo Ala, y gracias por tus palabras cariñosas, mil gracias.

11:48 a. m.  
La cosquilla de Blogger DANI dice...

Pero "Escucha" no es un pueblo de Teruel que está al lado de "Utrillas" ???

Ah!!! que significa algo más esa palabra???

Vaya pues ni idea.

Un beso despistado (y hoy además tristón)

12:58 p. m.  
La cosquilla de Anonymous ángel dice...

¡po zí!, hay quien tiene dos orejas y no es para escuchar el doble, sino para utilizar una de entrada y otra de salida.
De todas formas la facultad de escuchar se adquiere a partir de los cuarenta (si es que a esa edad, el/a individo/a ha madurado) y suele durar unos treinta años ¿cuantas estupideces se pueden escuchar en ese tiempo?, tantas como para que a los setenta años de tu vida te importe un carajo lo que diga el prójimo.

4:10 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Mandril dice...

Mensaje captado. ¡Soy todo oídos! (como Carlos de Inglaterra) jejeje



Realmente escuchamos poco... y nos perdemos muchas cosas interesantes. Un besazo fuerte!

4:43 p. m.  
La cosquilla de Blogger Sayury dice...

Oir menos y escuchar más: eso es lo que deberíamos hacer y creo que si cuesta es por puro egocentrismo... Con este debate tan interesante que ha surgido me parece que no tengo nada más que aportar...

¿Me estás escuchando? jejeje

Saludos desde Rod@ndo!

5:03 p. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Carquinyol: Escuchamentos???, oye pues suena bien, eh!!! jajaja aunque la verdad, no me veo yo a los políticos escuchándose los unos a los otros para tratar de llegar a un acuerdo, hoy por hoy les gusta más echarse "pullitas", no estaría mal que cambiaran las cosas!.

Midnightsong: Se te escuchaaaaa alto y claro jajaja mandeeeeeeee!!!... Pos si eres rarito, tendremos que hacerle un monumento a tu madre por haberte hecho así tal cual eres!!!. Besos y gracias por "escucharme" un ratito todos los días.

Istharb: No te preocupes que a mi mi madre me hizo insistente, así que si hoy no he podido seguiré intentándolo más tarde. No te preocupes que no te vas a librar tan fácilmente de mi "visitilla" jajaja. Besos

Laisla: Besos a tí también, y aquí ya sabes que siempre tendrás un par de "orejillas" a tu disposición.

LaMirada: Dí que sí!!, que hoy tus orejas están solamente para ser estiradas, por algo se cumplen años una vez al año... Felicidades guaaaaaaapa, espero que hayas tenido un bonito día de cumpleaños.

Zooey: Sólo se puede escribir tan bien como lo haces tú si tienes capacidad de escuchar las opiniones de los demás. Enhorabuena por tu par de orejas, no tengo el gusto de conocerlas, pero seguro que ellas si saben ejercer bien su función. Besos

Dani: Dia tristón???, uhyssssss eso debe ser que el día no acompaña, si es que tanta lluvia al final acaba nublandote hasta los pensamientos. Espero que mañana brille un poco más el sol y que se te alegre el día. Besos

Ángel: jajaja puede que a los setenta te importe un carajo lo que diga la gente, pero seguro que no te importa un carajo lo que diga tu circulo de personas más cercano. A fin de cuentas, a ellas es a las que hay que escuchar siempre por encima de todo. En todo caso, ya lo averiguaré de aquí a un tiempo. Seguro que en 35 años acabo dándote la razón. Besos

Mandril: jajaja yo sé de una mandrilita que no tuvo orejas para escuchar a alguien que se lo merecia, así que... ella se lo perdió por sorda!. Besos

Sayuri: Gracias por la visitilla, me gusta verte por aquí de vez en cuando. Besos y ya sabes que mis orejas están a tu disposición cada vez que me aconsejas buenas películas que ver.

9:47 p. m.  
La cosquilla de Blogger naná dice...

la verdad es que no me considero una persona que no sepa escuchar...pero ciertamente en esta última temporada he perdido capacidades. Esto no es una confesión.

Me he vuelto más cotorra por que he tenido la cabeza hecha un lio. Mi teoría es la siguiente. La gente que habla y habla y no escucha, habla para no tener que escucharse así misma. Para no tener que escuchar la voz que le dice. Digamos que hace ruido para no escucharse. Además de poner la cabeza como un bombo a su interlocutor por supuesto. Esto es una posible teoría dentro de la psicología del buen cotorro. Abunda-n(mos),je,je.

12:40 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker