15 septiembre 2006

Espejito, espejito

Se dice que la cara es el espejo del alma y lo cierto es que ella refleja gran parte de nuestras emociones. Una mirada puede expresar alegría, compresión, nostalgia, atención, complicidad. Una sonrisa puede ser conquistadora, dejar entrever tristeza, encubrir falsedad. ¿Qué gestos desvelan realmente si nos sentimos angustiados, enfadados, indiferentes o estamos mintiendo?. Algunas personas no saben disimular sus emociones, mientras que otras pueden llegar incluso a hacerse expertas en el arte de controlarlas; aunque, ¿sirve de algo hacerlo?, mentir a los demás es relativamente fácil, caer en el autoengaño es inútil y mucho más complicado.

Delante de un espejo, a solas contigo mismo, de nada sirven poses, gestos, muecas y miradas. Tu cara siempre muestra abiertamente tu estado de ánimo enfrentándote con tu realidad. Si te sientes bien te hace crecer hasta el punto de hacerte sentir el rey de la selva; en ese momento, serías capaz incluso de comerte el mundo aunque no te lo quisieran servir en bandeja de plata. Si por el contrario te sientes mal, ni siquiera tú mismo alcanzas a reconocer tu propia imagen, es extraña la sensación de cruzarse con tu propio reflejo y que no te suene de nada; te preguntas cómo ha llegado hasta ti esa persona tan extraña, reclamas que aparezca tu verdadero yo, pero tu verdadero yo hace oídos sordos y juega contigo al escondite. En ese momento de soledad, delante de tu propio reflejo, de nada sirve disimular, tu espejo saca siempre a relucir la esencia que encierra tu alma.

Soy de una forma de ser en la cual mi cara siempre expresa lo que siento en mi interior; en mi caso, aunque reconozco que en ocasiones no me guste que así sea, no puedo pretender engañar a nadie, mucho menos a mi propio espejo. Pero, como toda debilidad suele ir acompañada siempre de una especie de mecanismo de autoprotección, mi capacidad de observación y mi picardía han salido ganando, y…!yo con ellas!.


Feliz fin de semana a todos; aunque, gracias a las tormentas y a RENFE, todo indique que al mío le va a faltar el ingrediente principal... !Nos vemos el lúnes!.


9 Cosquillas:

La cosquilla de Anonymous midnightsong dice...

Vaya razón que tienes!!!
Muchas veces me lamento porque en este mundo "escrito" que compartimos no se pueden mostrar gestos, muecas, guiños, o sonrisas que en la vida real valen por si solas para la comunicación, sin necesidad de palabras ...

Yo soy incapaz de engañar a alguien. Mi cara lo dice todo. Y mis manos. Y ahora mi cara te está sonriendo ... (mis manos estan tecleando ... esto es inevitable, jejeje)

Un abrazo, y feliz fin de semana.

9:54 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Carquinyol dice...

Si quereis que la cara no refleje lo que sentís, os recomiendo el "curso de expresismo facial Roger Moore"

Al finalizar dicho curso, tendreis la técnica necesaria para :

a) Teneis miedo -> Levantais la ceja derecha
b) Mostrais sorpresa -> Levantais la ceja izquierda
c) Estais en estado contemplativo aunque interiormente estais pensando si la filosofia zen puede ayudaros en este problema -> Bajais las dos cejas

etc...

Apuntaos ya !! De regalo, un libro de citas machistas de Sean Connery!!

10:21 a. m.  
La cosquilla de Blogger Txeminskas dice...

Carquinyol hoy espero varias cosas:

1. Que lo de las cejas no vaya por mí :p
2. Que el ingrediente principal que le va a faltar este finde a Alalluna no seas tú.

Maldita sea! me apuntaría si no fuera por el libro ese, odio a Sean Connery, Roger Moore fue el mejor Bond!!!! :P

Alalluna, yo me considero un espejo, no sabría explicarlo, pero según lo que me transmite una persona mi comportamiento varía, quizás sea en parte un mecanismo de protección por mi inseguridad o cualquier cosa de esas que explican los psicólogos. En esencia siempre soy la misma persona, pero mis gestos y mis actos pueden variar, pudiendo engañar a quien no me conoce.

10:34 a. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Midnightsong: sin gestos es mucho más difícil todo, verdad?. En una cosa coincidimos, tu también me haces sonreir cuando te visito, y para postre un guiño... ;-)

Carquinyol: Y para quienes no nos llamamos Carlos Sobera y no somos capaces de levantar una sola ceja ni aún queriendo?... No hay un curso alternativo con regalo incluido?. Ya no es solo por querer aprender a no reflejar lo que siento, la verdad es que me encantaría tener el libro de citas machistas de Sean Connery! jajaja... Como no me has visto la cara seguro que te lo crees!

10:34 a. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Txeminskas:

Pues sí!, si lo sé no canto, hoy nos quedamos sin la visita del Barcenciano del Norte. Para quien no entienda qué es eso de ser Barcenciano ya lo explicaré algún día... En cuanto a lo de las cejas, pero tú no eras el hijo secreto de Carlos Sobera?, algo se te tenía que haber pegado!. Ahora mismo, es imposible venir aquí incluso por carretera.

Por cierto, Txe, que... ejem ejem... hoy no se trataba de ser un espejo, sino de "mirarse en él", jajaja !!tu siempre innovando!!, a este paso voy a empezar a pensar que serías una buena musa, me has dado una idea para escribir sobre algo. Txenkius

10:44 a. m.  
La cosquilla de Blogger Txeminskas dice...

Weno es q con esto del cyber leo muy rápido y luego pasa lo que pasa.
Voy a cobrarte en helaos madridistas cada blog que te inspire :P
Ah, ya no soy hijo secreto de nadie jajajaja

10:55 a. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Txeminskas: Helaos madridistas?, jajaja la llevas clara!... Aunque, si a lo que te refieres es a la ortxata valenciana entremezclada con la mora?... Pues entonces... !vale!.

Uhyss, es verdad, tienes razón, jajaja, acabo de desvelar el secreto mejor guardado después de la fórmula de la coca cola, gracias a mi imprudencia ahora todo el mundo sabe ya quien es tu verdadero padre. :-P :-)

11:02 a. m.  
La cosquilla de Blogger J.C. dice...

"Espejito, espejito, ¿quién es la más bella de todas?"
Supongo que recuerdan a la bruja de Blanca nieves, no? Ella sí que veía sólo lo que quería... al menos hasta que el espejo le dijo la verdad.
Yo soy de las tuyas Allalu, siempre muestro en mis expresiones lo que pasa, no lo puedo evitar. Y mi espejo suele ser mi gran enemigo -o amigo enrealidad- porque no me deja mentirme, y siempre me muestra la verdad. Pero muchas veces desespero cuando mi reflejo es desagradable, ¿seré tan horrible por dentro?

3:06 p. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Jazmín: Si fueras tan horrible por dentro no saldrían de tus "dedillos" las cosas que escribes. ;-)

4:06 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker