05 septiembre 2006

De perdidos al río

Cuántas veces anda uno perdido, sin rumbo fijo, sabiendo de donde viene y hacia donde quiere ir, pero sin saber por dónde salir, ni el camino que debe tomar. Cuántas veces la sensación de impotencia prevalece entonces sobre todo lo demás, sabes que al otro lado del horizonte está tu meta, la puedes imaginar allá, a lo lejos, pero no sabes cómo romper el cristal que te separa de ella.

Cuántas veces andar campo a través por sitios insólitos puede hacer que nunca nos movamos del mismo sitio. Cuántas veces, por tratar de huir lo más rápidamente posible del lugar donde andamos perdidos, nos limitamos a coger atajos que a la larga no nos llevan a ninguna parte. Cuántas veces, caminando inseguros sin rumbo fijo y sin importarnos nuestro presente, nos dirigimos hacia un pozo sin fondo. Cuántas veces, después de haber estado dando vueltas sin parar, tratamos de volver hacia atrás y nos damos cuenta de que ya no somos capaces de volver caminando sobre nuestras propias huellas para regresar al punto de partida porque éstas se han borrado; y si aún ellas siguiesen ahí, cuántas veces, después de desandar las sendas equivocadas, nos damos cuenta de que el camino que menos pensábamos tomar es el único que permanece aún inexplorado.

Cuántas veces caemos en la cuenta de que de nada nos sirvió malgastar el tiempo tratando de seguir senderos menos abruptos. Cuántas veces, tras reflexionar un poco, somos conscientes de que no por más largo y cuesta arriba que pueda ser un camino éste deja de ser la opción más correcta, quién sabe si él puede guiarnos hacia el sitio deseado. Cuántas veces, alcanzar nuestro destino, supone tener que sortear un camino lleno de curvas, en las que corremos un alto riesgo de derrapar si la impaciencia nos tienta hasta el punto de hacernos pisar fuerte el acelerador

Saber lo que encontraremos al final del camino es siempre algo incierto hasta que se llega a destino. Pero, lo cierto es que el camino se hace menos duro en compañía; así que, cuando encuentres la persona adecuada para hacer senderismo por tu vida, procura no perderla, y con ella: !de perdidos al río!. Hasta que inventen los GPS unipersonales, nunca se sabe dónde está el camino correcto hasta que se prueba a caminar por él.


10 Cosquillas:

La cosquilla de Anonymous midnightsong dice...

Desde luego que en compañía el camino se lleva mejor. No sentirte solo es muy importante, aunque a veces ... incluso teniendo al lado a tu pareja o a tus amigos es inevitable sentirse solo ...

Pero solo a veces, jejeje

Un beso. Miraré a la luna cuando me sienta solo, jejeje.

8:12 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Carquinyol dice...

El camino correcto es aquel que te lleva hacia donde quieres ir, da igual las vueltas que de, lo empinado que sea o por donde pase, cualquier otro que no te llevé ahí no vale la pena, por fácil que sea.

Aunque... también hay caminos que crees que te llevan, y al final te dejan en medio de un bosque!! Y entonces es cuando ya empiezas a mirar que raicillas comer o a pensar que al lado de una ermita te puedes encontrar tiendas de patatillas !!

Por suerte, los GPS personales ya existen (y sinó llamo a VEA)

9:00 a. m.  
La cosquilla de Blogger DANI dice...

Desgraciadamente hay demasiados caminos que desembocan en barrancos de sentimientos o en vertederos de lamentos.

Yo cogí algunos equivocadamente, pero por fin encontré el que llevaba al oasis que buscaba.

Besos orientados

11:36 a. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Midnightsong: No se trata de tener compañía, sino de encontrar la compañía adecuada. Cuando la encuentras, por más que mires la luna, ésta sólo hace de sujetavelas.

Carquinyol: jajaja eso de las raicillas y las patatas me suena de algo, lo habré soñado?. Menos mal que en el sueño llevaba la mejor de las compañías. Ves?, así las dificultades son mucho más llevaderas. Y siempre se harta una de tapas cuando vuelve al camino correcto. Aunque hayan pasado seis horas. Ahps, VEA te puede enseñar el camino a seguir, pero en la vida no hay GPS que valga, el instinto muchas veces pierde señal el satelite.

Dani: Esa frase la podia haber escrito yo también. Cuánto se aprende de los caminos equivocados eh?, y que agustito se está en el oasis!. jjajaja Me hacen gracia tus besos personalizados.

Dani:

12:14 p. m.  
La cosquilla de Blogger J.C. dice...

Caminar acompañado resulta más ameno. Pero me pregunto: el camino que uno elige concuerda siempre con el que tenemos al lado? Y si vamos de la mano, qué camino debemos tomar, el nuestro o el de al lado?
Me ha pasado de tener al mejor acompañante pero no pudo caminar por mi camino, ni yo por el suyo... Es mejor caminar solo entonceS?

8:32 p. m.  
La cosquilla de Anonymous SISOR dice...

Como diría Machado...

Caminante, son tus huellas
el camino y nada más;
caminante, no hay camino,
se hace camino al andar.

Al andar se hace camino
y al volver la vista atrás
se ve la senda que nunca
se ha de volver a pisar.

Caminante no hay camino
sino estelas en la mar...


Todos nacemos caminantes. Aunque todos vamos perdidos. Pero el día a día nos enseña a saber buscar. Muchas veces caminamos sin saber a donde y sin saber exactamente quien nos acompaña.

Me ha gustado mucho la reflexión de Jazmin. ¿Y si quien te acompaña tiene otro camino y estás seguro que es tu acompañante ideal?

Una dura decisión sin duda. Tres posibles opciones para dos caminos diferentes.

Yo de momento me conformo con saber quien soy. Una vez lo tenga claro, buscaré. Pero de momento aún tengo trabajo...

9:21 p. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Jazmin, Sisor: Muy buena pregunta y díficil respuesta, ¿Y si quien te acompaña tiene otro camino y estás seguro que es tu acompañante ideal?. Pues la verdad, no lo sé. Supongo que en esos casos no le queda a uno más remedio que acabar caminando solo por mucho que le duela. Pero, el destino siempre es incierto, vete tu a saber si algún día gracias a esa separación te das cuenta de que tu verdadero acompañante aún estaba por llegar.

Ese al menos fue mi caso, y ahora... después de haber hecho camino, sólo puedo decir lo mucho que me alegro de que aquel cruce de caminos se cruzara un día en mi camino para separarme del camino equivocado.

9:53 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Brisa dice...

Todos tenemos un camino que recorrer, y qué mejor que hacerlo al lado de alguien muy especial para nosotros. Alguien que desde que le conocimos hemos confiado en él, y sentimos que será nuestro acompañante el resto de nuestra vida.

En el momento que uno da un paso contrario al otro, los dos ya están mirando en diferente dirección.

Por mucho que queramos seguir al compás del otro ya estamos en caminos diferentes... y llega la gran decepción. Decepción y dolor por haber confiado en esa persona, por idealizarla y por encontrarnos solos en el camino.

Confío que mi propio camino solitario, me lleve a alguien que camine a mi lado y no se de mi mano.

11:03 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Brisa dice...

Perdón por el error de la última frase, quería decir:
Confío que mi propio camino solitario, me lleve a alguien que camine a mi lado y no se suelte de mi mano.

Alalluna me alegro por tu cruce de caminos ;)

11:05 p. m.  
La cosquilla de Blogger Txeminskas dice...

Con el tema de los caminos me he rayado muchas veces.

Al final decidí dejarme llevar, porque lo que tiene que pasar pasa, antes o después.

Todos tenemos nuestro camino y las decisiones ya están tomadas, me explico. Hay puntos del camino en el que se dan unas circunstancias, que aunque parezca que tengamos opción de elegir, dichas circunstancias influyen siempre igual en nuestra forma de ser, y el conjunto de ambas provocan siempre la misma decisión.

A veces pensamos que son errores, pero no es más que nuestro camino, que no siempre es fácil ni siempre nos gusta.

A mis casi 28 tacos mi camino está aún lleno de misterio, pues no sé lo que estaré haciendo el año que viene, pero bien sé que será muy distinto de este.

Mi camino siempre ha sido muy solitario y con muchos baches. A veces he tenido que saltar precipicios al más puro estilo Indiana Jones con la carreta minera, pero cuanto más duro es mi camino, más ganas da ver qué hay más adelante y seguir con esta aventura de supervivencia.

Cuando ya no quedaba esperanza, levanté mi espada al grito:
¡Por Frodoooooooooo!

XD

1:38 a. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker