15 noviembre 2006

¿Las piedras sienten?

Hace tan sólo unas horas, como quien no quiere la cosa, me encontré conmigo misma viajando unos cuantos años atrás entre mis recuerdos. De repente, me reconocí sentada en aquel vagón de metro, era un día como cualquier otro, fue una tarde cualquiera. Ni teniéndolo a la vista podría alcanzar a distinguirlo entro los demás ahora mismo; más bien, en aquel momento, sólo me percaté de su aspecto desaliñado y de su extraña actitud... Refrescando mi memoria, sé que él entró y se sentó al otro lado del pasillo, se quedó mirando por unos minutos fijamente a la señora que tenía enfrente; y, sin mediar más palabras, le preguntó con un tono de voz sosegado, a la par que “altamente” perceptible por todos: ¿Las piedras sienten?... En aquel preciso instante, imaginároslo, la cara de incomodidad de la mujer fue todo un poema, las risas calladas de los demás pasajeros todo un murmullo, las miradas hablaban por si solas; y el hombre, al no sentirse correspondido con una respuesta acorde a su pregunta, se limitó a perder su mirada a través del cristal de la ventana sumido en sus pensamientos más profundos.

No deja de ser curiosa la manera en la que determinadas situaciones consiguen quedarse grabadas en nuestro recuerdo como si de una talla a cincel en la mismísima piedra se tratara; permanecen ahí, imborrables, esperando el momento más ocurrente para volver a visitarnos. Aquel día, no di importancia alguna a aquellas palabras, me limité a sonreír como casi todos los presentes; pero hoy, fuera de plazo como quien dice, y sin saber aún muy bien por qué, aquella anécdota me ha dado que pensar: ¿por qué a las personas que aparentemente son insensibles y frías se les suele decir que son duros como piedras?, ¿quién no ha querido alguna que otra vez asemejarse a una piedra para dejar de sufrir?.

La dureza es un sustantivo abstracto muy relativo. Es cierto que las piedras carecen de sentimientos tal y como nosotros los interpretamos; pero, eso no quiere decir que no sientan. De hecho, las piedras no son ajenas a los golpes, sufren las heridas externas del mismo modo que las personas: en ocasiones, erosionándolas hasta conseguir un desgaste irreparable, dejando tras de sí tan sólo el sedimento de lo que un día sí alcanzaron a ser; y en otras ocasiones, dándoles forma, imprimiéndoles carácter y sacando de ellas su lado más oculto. Al igual que nosotros, son pura química, capaces de llorar en una noche fría, temperamentales hasta el punto de acabar soltando chispas cuando se enfrentan fuertemente entre ellas.

¿Qué es una escultura?. Dependiendo de quién la mire, una simple piedra o una piedra llena de sentimiento. Miguel Ángel aseguraba que su David permanecía dentro de aquel inmenso bloque de mármol antes de que él lo tallara, que su único mérito había sido quitar la piedra que sobraba, que lo aprisionaba hasta el punto de no dejarlo salir... Por otro lado, ya en la antigua Edad Media, los alquimistas profundizaron en la vida que encerraban las piedras y en su inmenso poder curativo; a su vez, en el más moderno arte paisajista, una dura rocalla puede llegar a ser el alma de un exquisito jardín... ¿Qué es entonces la dureza?... A veces, la persona aparentemente menos juiciosa es la más incomprendida gracias a la ocurrente imprudencia de su mente lógica... Volviendo la vista atrás, aquel viajero, al igual que las piedras, se limitó a estar presente y en silencio; sin exteriorizar sus sentimientos, guardó para sí mismo los golpes que le pudieron producir todas aquellas “piedrecitas” que le lanzaron desde el exterior en forma de carcajada… ¿Cuántas veces, no nos percatamos del daño que podemos producir en los demás?, ¿cuantas veces creemos ser los únicos seres vivos que sentimos…?.


La alegría es la piedra filosofal que todo lo convierte en oro (Benjamín Franklin)... Así que, por si acaso, !nunca está de más hacerse cosquillas!.


25 Cosquillas:

La cosquilla de Anonymous Carquinyol dice...

Duro como una piedra dicen, pero es justamente el agua, un líquido, quien más la desgasta, e igual que el agua desgasta cualquier pierda así pueden las lágrimas desgastar cualquier corazón duro.

Y es que a veces la dureza sólo es apariencia, puro fachada.

6:52 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Elena dice...

Como siempre, tus posts son auténticos regalos...

Me ha gustado mucho, en serio...

9:22 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Xiluso dice...

A mi de pequeño, siempre me dijeron, que dejase las piedras en el suelo que estaban durmiendo, descansando de su larga vida y que, igual que a mi no me gustaba que me despertasen, a ellas tampoco. Esta frase siempre me quedo marcada. Ahora que soy grande ya se que no es verdad (todavia no he oido a roncar a ninguna :D).

Pero es curioso la calidez de una piedra quieta, inmovil viendo el pasar de los años.

Hace mucho tiempo que la frase duro como una piedra dejo de tener significado para mi.

9:44 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Una piedra cualquiera dice...

Pues mira, yo te voy a contestar ... soy una piedra, y siento y padezco como los demás. La gente no tiene educación. Me cogen del suelo mientras estoy durmiendo, me arrojan con fuerza, ala!!! bien lejos ... con lo que me cuesta a mi volver a mi sitio!! Porque claro!!! esa es otra!!! ¿cómo vuelvo yo al sitio del que he venido? puede que no vuelva nunca ... y si vuelvo será impulsada por las patadas que me da la gente, sobre todo los niños ... esos niños malditos!!!
¿Quién dice que las piedras somos fuertes? Tambien tenemos nuestro corazoncito y sufrimos como el resto de objetos presentes en la naturaleza ...

10:30 a. m.  
La cosquilla de Anonymous midnightsong dice...

jajajaja, vaya chaladura que tiene la piedra esa!!!
Seguro que no es una piedra de verdad, porque ... ¿desde cuando las piedras escriben por ordenador? y aunque pudieran ... ¿quién las habría enseñado el lenguaje de la comunicación?
jajajajajaja

Ups!!! creo que lo mio empieza a ser serio ...
Un médico, por favor!!!! Un loquero!!!
jejejeje

Un besillo, Alalluna. Por fín he actualizado!!! jejeje

10:31 a. m.  
La cosquilla de Anonymous Marcos dice...

Hola. Da igual que sientan. Siempre acabamos tropezando sobre la misma una y otra vez.

Pero sí, tienes razón en que demasiada gente sólo mira su ombligo. Nadie se queja de tener lo que no se merece.

Indira Gandhi decía que no hablemos a los otros del dolor del parto, sino que mostremos al niño al mundo.

Un beso

12:04 p. m.  
La cosquilla de Blogger zooey dice...

Muchas veces, Alalluna, muchas veces estamos tan pendientes de nuestras propias reacciones que no reparamos en el efecto que pueden causar en los demás.

Es imposible estar siempre atento debidamente, por eso es bueno en general, actuar con delicadeza, tomarlo como una costumbre. Y también, creo, no hablar demasiado. Muchas veces no es necesario y se cometen menos errores. Es bueno dedicar más tiempo a escuchar y a observar las cosas y los demás.

Un abrazo fuerte

12:12 p. m.  
La cosquilla de Blogger Lara dice...

Me ha encantado y además me has hecho pensar ;)
Besos.

12:19 p. m.  
La cosquilla de Blogger DANI dice...

Vale!! sobre la parte de arte y arqueología no puedo decir nada, pero como Geólogo tengo que decir que la primera parte del post la has bordado.

Por supuesto que las piedras, rocas y suelos sienten, pese a ser materia muerta, y nosotros con ellas, sin ellas no sabríamos nada de nuestro pasado, ni tampoco podríamos desplazarnos, vivir bajo techo o beber agua.

En fin no me alargo más.

un beso pliocénico

12:54 p. m.  
La cosquilla de Blogger ahhh dice...

No sé si las piedras sienten o piensan , pero si sé que nosotros pensamos en ellas y sentimos en ella el paso del tiempo, la historia, y nos damos cuenta de lo efímeros que somos. Para ellas nuestra vida es sólo un instante de la suya, para nosotros, la suya nos parece eterna.

Mira, casi sin querer he relacionado este post con el anterior, el del tiempo. Si es que todo tiene que ver...

besos

1:57 p. m.  
La cosquilla de Blogger J.C. dice...

Yo no sé si las piedras sienten o no, pero para mi que seguro que escuchan. Cuando te pega una piedra duele de lo lindo! Lo veo como una venganza de su parte por tratarlas de insensibles.
Ja!

Alallu, si te gusta Miguel Angel Buonarroti te recomiendo que leas "La agonía y el éxtasis" de Irving Stone.
Es largo, pero es increíble.

Besiiiisss!!!!!

2:05 p. m.  
La cosquilla de Blogger Missing dice...

Me ha gustado mucho tu post, pero lo siento, lo puedo evitar hacer hincapié en una frase, y es que me ha dejado "de piedra":
la persona aparentemente menos juiciosa es la más incomprendida gracias a la ocurrente imprudencia de su mente lógica.
El más listo es tan listo que le da la vuelta a todo y se hace pasar por raro (o realmente lo es?) cosa que los demás interpretan como este tío es tonto.
Impresionante cómo lo has descrito. Con la boca abierta estoy.
(Ya la cierro, ya).
Besos.

5:09 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Mescalino dice...

Pues mira, me ha llegado tu frase sobre las piedrecitas que recibía el viajero en forma de carcajadas. A veces sin darnos cuenta con esas pequeñas piedrecitas hacemos un daño irreparable en la autoestima de las personas.



Y la frase final... toda una filosofía de vida. Besos!

5:45 p. m.  
La cosquilla de Blogger Manuel dice...

Las piedras son la memoria de todo.

1:36 a. m.  
La cosquilla de Anonymous baby dice...

¿Por qué querría saber aquel hombre si las piedras sienten? Y más aún, ¿por qué se lo preguntaba a otra persona?

Besotes!!

1:15 p. m.  
La cosquilla de Blogger tomate dice...

Hola! Gracias por tu visita a nuestra mala espina, y sobre todo, por descubrirme este espacio tan lleno de ternura. ¡Me lo apunto!
Un abrazo, t.

1:23 p. m.  
La cosquilla de Blogger JGG dice...

Este texto hace reflexionar, hace falta en el mundo de hoy, desmedidas prisas.

3:16 p. m.  
La cosquilla de Blogger El detective amaestrado dice...

Las rolling stone, si. Eléctricamente

7:22 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Marguerite dice...

Pues a mí también me ha encantado tu post, una preciosa reflexión.
Gracias por tu paseo por mi blog y un gran beso.

10:54 p. m.  
La cosquilla de Anonymous ángel dice...

sienten y hablan...
"una piedra en el camino
me enseñó que mi destino
era rodar y rodar"...

y laten...
"tenía el corazón de piedra".

8:03 a. m.  
La cosquilla de Blogger Missing dice...

No sabía muy bien dónde escribírtelo pero...
¡¡FELICIDADEES!!
Cumpleaños feliz, cumpleaños feliz, te deseamos todos cumpleaños feliz
(No sé poner notas musicales pero pretendía ser una canción).
Muchos besos y que cumplas muchos más en nuestra agradable compañía!!

8:06 a. m.  
La cosquilla de Anonymous ángel dice...

feliz cumpleaños,
feliz cumpleaños,
todos te cantamoooos,
cumpleaños feliz.
cumplas uno o cumplas diez
cumplas cinco o cumplas cien
todos te cantamoooos
¡¡CUMPLEAÑOS FEEEEELIZ!!

8:56 a. m.  
La cosquilla de Blogger DANI dice...

Ehhh no me he olvidado!!! es que acabo de llegar de Paellatown ja ja ja.

FELICIDADEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEEESSS!!!!!

Un beso de "Papuchi"

12:32 p. m.  
La cosquilla de Anonymous Nanny Ogg dice...

Si miras una escultura, si ves un fósil, si contemplas una catedral, si visitas un castillo,no puedes dudar que las piedras sienten y transmiten sentimientos.

1:04 p. m.  
La cosquilla de Blogger Alalluna dice...

Mensaje para todos: Si hoy no fuera mi cumpleaños os contestaría a todos uno a uno, pero llevo casi todo el día con la oreja pegada al teléfono y no voy a tener tiempo de poder hacerlo... Así que, lo de siempre, gracias por adornar mi post con vuestras palabras.

Por cierto, Dani... Paellatown???, así llamas a Valencia???... jajajaja... pues nada me gusta el nombre... El otro día mismo "importé" una paella de las que hacen el arroz pa rechupetearse los ditets a Pambtomaquetown... Hay que ver la de cosas que he llegado a meter ya en mi maleta... Pero, ahora, verás las paellitas que me hago en casa jajaja... Besos

1:38 p. m.  

Publicar un comentario

<< Home

eXTReMe Tracker